Octógonos una oportunidad para mejorar

A puertas de empezar la segunda fase del uso de etiquetado de los octógonos corresponde hacer una evaluación de las experiencias adquiridas. Comencemos.

La “Ley de promoción de la alimentación saludable para Niños, Niñas y Adolescentes” (30021), reglamentada a través del Manual de Advertencias Publicitarias (MAP-2018), establece que los empaques de alimentos deben advertir sobre nutrientes críticos. Al respecto se han escuchado críticas positivas y negativas. Se menciona que no habría influido en los hábitos alimenticios de los peruanos y peruanas, mientras que otros destacan que es un gran avance hacia una alimentación saludable.

¿Cómo podemos hacer que la “ley de octógonos” sea una oportunidad para mejorar? Las empresas socias de ABRESA han buscado alternativas y han desarrollado un gran portafolio de productos en base a su compromiso de reducción de azúcar. Además, se ha logrado que la participación de bebidas con contenido de azúcar mayor a 6 gramos se reduzca de 80% en el 2018 a 55% en el 2020, un drástico cambio que ha permitido que actualmente el volumen vendido de productos con menos de 6 gramos de azúcar sea de 45%.

La industria se ha adaptado a las nuevas necesidades de los consumidores más allá de lo que las normas determinen, poniéndose un paso más adelante por convicción. Es importante precisar  que el Perú tiene las cargas tributarias más altas de la región y, de acuerdo con distintas voces, como país deberíamos enfocarnos en reducir estos problemas de salud a través de políticas que promuevan una vida saludable, que eviten el sedentarismo y promuevan el deporte en las escuelas.

El reporte The Obesity Update 2017 de la OCDE señala que: “La desigualdad, la falta de oportunidades para educarse y las diferencias de género, también se manifiestan en el problema de la obesidad”. Por eso, a la par de etiquetados razonables, el éxito irá acompañado siempre de una educación integral para tomar decisiones informadas.

Sin duda, ha sido un año retador para todos los sectores y, en esta segunda fase de implementación de la Ley de alimentación saludable, toca seguir firmes en pro de salvaguardar la calidad de vida digna de los más de 32 millones de peruanos y peruanas.

Publicado en Diario Gestión