8 Recomendaciones simples para mejorar tu rutina de alimentación en verano

8 Recomendaciones simples para mejorar tu rutina de alimentación en verano

 El verano siempre llega con mucha alegría y este año no es excepción. El disfrute del verano es infinito, andar en familia y los fines de semana nos juntamos con amigos y está de más decir que la pasamos genial.

Pero muchas veces nuestras rutinas alimenticias se ven afectadas, los horarios cambian y no es fácil mantener una alimentación balanceada. Por ello te brindamos 8 recomendaciones simples para ayudar a que tu alimentación sea más saludable.

1. Respetar las 5 comidas del día: así mantendremos activo nuestro metabolismo y evitaremos pasar hambre o ceder ante las tentaciones de un antojito. OJO que las meriendas de media mañana y media tarde deben ser moderadas, de preferencia debemos aprovechar para comer fruta fresca o una porción (no mayor a 60gr.) de frutos secos, como pecanas, nueces, maní, etc.

2. Cocciones ideales: debemos hacer el intento de cocinar los alimentos de la manera más magra posible, de preferencia debemos elegir cocciones con muy poco aceite (puede ser en spray) y en el mejor de los casos cocinar al horno, al vapor, sudado o escalfado, y limitar la ingesta de frituras a 1 vez por semana.

3. Colores variados: Lo ideal es consumir de 3 a 5 porciones de verduras y de 2 a 4 porciones pequeñas de fruta. En ambos casos mientras más variados los colores, más vitaminas y minerales estaremos consumiendo. Las frutas es mejor consumirlas durante el día, porque su contenido natural de azúcar es medio a alto, dependiendo de la fruta o verdura que se consuma.

 4. Buena Digestión: Se debe procurar consumir alimentos con altos niveles de fibra, para lo que recomiendan preferir cereales integrales y consumir las frutas en su forma natural, enteras y con cáscara. Ello aumentará nuestra ingesta de fibra, lo cual contribuye a una buena digestión.

 5. Frecuencia en consumo de proteínas: Cuando incluimos dentro de la rutina alimenticia pescado un mínimo de 2 veces por semana, y menestras y carnes rojas 1 vez a la semana estamos contribuyendo a mantener el balance nutricional ideal de una buena alimentación.

6. Constante hidratación: El agua es el método de hidratación por excelencia y se recomienda a una persona adulta beber un mínimo 8 vasos al día de agua pura, además de los líquidos adicionales que contempla su rutina alimenticia, siempre y cuando no tenga una condición médica que indique diferente. Los jugos de fruta son también una buena fuente de hidratación y son excelentes como merienda debido a que producen sensación de saciedad. A los jugos de fruta se debe evitar añadirles azúcar y tomarlos recién preparados para no perder las vitaminas intrínsecas de la fruta. Nunca esperes a sentir sed para ingerir líquidos, hazlo regularmente.

 7. La difícil tarea de la mesura: Debemos considerar siempre que todo en exceso es dañino, por lo cual tenemos que limitar nuestras porciones a lo adecuado para nuestro organismo (que pueda comer tres platos no significa que deba hacerlo…). Además debemos evitar el excesivo consumo de sal y azúcar.

8. Equilibrio: Para una buena salud, complementada por una dieta balanceada y saludable, la OMS recomienda hacer al menos 30 minutos diarios de actividad física. Pero no te preocupes, las buenas noticias son que no necesariamente deben ser 30 minutos ininterrumpidos, puedes fraccionarlos.

El tip: Cuando debas subir a un piso 3 o 17 por el ascensor, a la hora de retirarte procura bajar por las escaleras, esta actividad no te hará sentir muy fatigado, sin embargo, tu organismo se verá enormemente beneficiado. ¡Sí se puede!

 Alessandra Laghi
Asesora Nutricional de ABRESA